martes, 4 de diciembre de 2012

Magia

El día que descubrí la magia me sentaste en tus rodillas, me acariciaste el pelo y casi sin mirarme dibujaste lentamente un corazón en mi espalda.
Apenas duró un minuto, pero lo supe.