jueves, 1 de marzo de 2012

LADY LAURA

Llegó a mi vida timidamente, como todo en ella, a través de una llamada de teléfono al fijo de casa de mis padres."Soy Laura,del colegio, y vamos a ir juntes a la Facultad de Filología".
Yo sabía quien era, al menos la identificaba, pero nunca había cruzao con ella más de dos otres palabres superficiales.
Conociéndola hoy como la conozco esa llamada, pa ella, tuvo que ser toda una proeza.

Desde el primer día de Facultad, al su lao tuve la sensación de tren que llega a destino, a casa.
A pesar de que habíamos cursao tol Bachillerato juntes, sólo sabía de Laura que existía, como esi número que te ponen los maestros pa pasar lista, pero nada más. Tampoco era facil hablar con ella, iba a lo suyo y yo taba demasiado ocupada perdiendo el tiempu con gente que hoy ya no me merez la pena.

Diz mi madre que siempre fui un poco fatina pa eso de les amistades..."Das más de lo que recoges, Maricuento...,a ver si espabiles..... "
Seguro que tien razón, de hecho alguna decepción gorda llevé, pero quién no!! No creo que con eso, sea yo diferente a nadie.

Laura tien ojos de gitana, oscuros, con posu, y algo tristes por todo lo que-y tocó vivir en la vida.
Ye curioso porque salió de coses que quería veme yo ahí, a ver qué pasaba...pero ahógase con otres, que a mi juicio, na más que hay que echar un par y pasar página, pero ella duda y duda y duda.

En la época de la facultad taba completamente enamorada de un borrego que pasaba de ella. Cada día, como quien da la lección, contábame les novedades de los encuentros fugaces que tenían en el bar de debajo casa. La cosa nunca cuajó. Yo siempre pensé que era un fatu.
Al final, llegamos a la conclusión que además de fatu,seguro que era trucha, y que no merecía la pena secuestralu tal y como habíamos planeao, llorando de risa, entre café y café de la facultad del Milán.
Qué buenos recuerdos tengo con ella, cuantos momentos complices...!!!

Ibamos juntes a latín. Si no recuerdo mal, les dos cogimos ciencias en bachillerato y cuando llegamos a la universidad, dímonos cuenta que lo de declinar no era innato; o nos apuntábamos a clase particular o pa mi que suspendiamos. Pues eso hicimos.
Mucho nos aguantó aquel Andrés de la calle Uría, gran profesor por cierto, que dos días a la semana nos abría las puertas de  su academia...
¡Tantes hores allí y no me acuerdo del nombre del sitiu, eso si, veo claramente el mi pupitre y  recuerdo con cariño la paciencia del buen Andrés! El encargábase de la letra, la muyer de los números.
 Antes de clase, o a veces en sustitución de, Pili y Mili ejecutaban un clásico:
parar en el ya desapareciu Mesón Covadonga  y deleitase con esi pinchín de tortilla humeante.. calentin.., recien hechu y  míticu pa los que tovía presumimos de Oviedín del alma. Qué gran perdida lo de esi chigre por cierto! Nunca volví a comer una tortilla como la que daben allí.

De Laura podía llenar folios.
Con ella cumplese a rajatabla eso de que los amigos tan siempre ahí, pero no como frase hecha y cuando digo siempre, digo SIEMPRE.
Ella vivió conmigo desembarcos, victories,naufragios,y hasta algun que otru desastre natural. Juntes aprendimos que qué sabra un gochu lo que ye un milhojas, que siempre ta la cesta onde no presta,que enemigo que huye puente de plata, que arrieritos somos y en el camino nos encontraremos y que las ovejas son bi-dentes ( esto sólo lo va a entender ella....jajajajaj, vaya risa cuando lo descubrimos)

Son las 7 de la mañana. Desperté con la sensación de que tenía que escribir esto. No se por qué.
No me extrañaría que Laura estuviera despierta. Hay espíritus que vagan por las noches y duermen por el día, ye el casu de ella.
Gracias por ser mi AMIGA con mayúsculas, porque a tu lado las horas vuelan, porque podría quedar contigo todos los días de la semana y siempre tendríamos de qué hablar, siempre tendríamos algo que recordar.

Te quiero fatina

14 comentarios:

  1. Mari, me a ecantado este relato, lleno de emociones y sentimientos

    ResponderEliminar
  2. precioso y emotivo, seguro que a Laura le encanto
    que recuerdos,yo estuve un año estudiando en Oviedo y que bien lo pase, de esto hace la friolera de 38 años, pero los recuerdos de confidencias y risas con amigas y salir con el novio hasta las 10 en punto cuando sonaba el carillos de la caja pa dentro(como lo odiaba)ala ya esta bien de ponerse sensiblona
    besin

    ResponderEliminar
  3. Gracias Amelia...me alegro que lo sintáis asi...
    Tere...qué ye eso del carillos de la caja pa dentro??? cuenta cuenta....

    ResponderEliminar
  4. Laura lo consideró como un gran regalo y se emocionó mucho al leerlo....
    Gracias a ti fatina!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Laura merece esto y mil veces mas.

    ResponderEliminar
  6. neni que cuando el reloj de la caja de ahorros tocaba las 10 habia que entrar por la puerta si no la monja de la puerta la cerraba y como tuvieras que llamar al timbre la liabas parda,era una residencia de monjas que habia(no se si hay)detras de la catedral
    que tiempos aquellos

    ResponderEliminar
  7. jajaaj!!! Tere probina!! vaya plan!!!
    FOVO,,,quien eres?? Conoces a Laura? A ver si damos la cara eh....jajajajaj

    ResponderEliminar
  8. Que bonito!!

    Y que grandes esos cafés de Filología que tuve la suerte de compartir alguno :P

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Ah si??? Tomamos cafés con Soliloco??? quien yes???

    ResponderEliminar
  10. No te acordaras de mi.... Pomelo :P

    ResponderEliminar
  11. Pomelooooooooooooooooo!!! Pero cómo no me voy a acordar de ti??? Donde andas?? Cuentaaaaa... y Laura tb se acuerda de ti!! De hecho algún día lo hablamos...
    Tas por aquí???

    ResponderEliminar
  12. Ay, que par de fatinas que sois les dos, y lo que se vos quierrrrr!!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues todo bien, yo sigo en el exilio madrileño y mas o menos como siempre
    A ver cuando subo a la tierrina y podemos tomar un café de esos! :)

    ResponderEliminar
  14. ME ENCANTO !!!!!!!!!!!!!!!!!
    UFFFF !!!!....ME HAS EMOCIONADO.

    ResponderEliminar