lunes, 23 de enero de 2012

LA CREMA DE LA PREYSLER

Ayer mi madre me trajo encantada la que segun ella es "La crema de la Preysler".
Un tubín blanco, de venta en farmacias, y que por lo visto acompaña a la filipina en todos sus bolsos a modo de elixir mágico.
Es como si la diva no se hubiera operado nunca, como si el bisturí no hubiera pasado por ella, como si ese rostro inmaculado sin manchas y arrugas fuera natural y los años hubieran decidido posarse en otras señoronas  cuyos semblantes sí van acordes a sus edad.
El producto es cuestión, de nombre impronunciable, tiene una historia detrás un tanto sospechosa.
 Se dice, se cuenta, se rumorea, que la Preysler en su día tiró a la papelera de un aeropuerto los restos de un ungüento que se acababa de echar y que una ávida, listilla  y aguililla mujer los recogió para que su marido farmaceútico los analizara.
Uy uy uy!! Lo del marido farmaceútico analizador de potingues ya me choca un poco...Demasiado entregado me parece a mi ese sufrido esposo como para llevar las neuras de la mujer al laboratorio y analizarlas. No se no se...
Luego lo de que la Preysler vaya por el aeropuerto echandose una crema hidrantate, tampoco me cuadra mucho. Eso se pone antes del maquillaje y obviamente la buena mujer no creo que vaya con la cara lavada por la vida. No creo no, es un hecho.
La cuestión es que sea o no sea verdad, es innegable que como campaña de publicidad es sublime: por  barata, por masiva y por sencilla.
Me imagino en su casa a un Risto cualquiera maquinando la fórmula genial de promocionar una crema, y distinguirla del resto en un sector donde sin duda hay mucha competencia.

Saber vender las cosas en este mundo es fundamental. Saber proyectar y llegar a la gente.
La imaginación, la creatividad y hasta el toque de locura para distinguirte y para que hablen de ti.
Eso sí, si cumples los requisitos, si tienes éxito, acostúmbrate a cargar con el saco de las críticas y las envidias.
A ver cuando otro publicista genial inventa la crema del vive y deja vivir

No hay comentarios:

Publicar un comentario